viernes, 13 de marzo de 2009

¿Y si todo era una farsa?

El meteorito ese llegó a la Tierra por fin. La vida se extinguió en el planeta exazul. De nada sirvió el Tratado de Kyoto, ni el escudo antimisiles, ni los planes salvatorios de los americanosdelnorteparadestruirmeteoritos, el Senado no dio el visto bueno para la ampliación de presupuestos: el tema por lo visto era responsabilidad global y no sólo norteamericano, como nos habían hecho creer todas las películas americanas sobre el tema… . El Alto Tribunal para el Juicio Final se encuentra en la tribuna y sólo están a la espera de que se siente el Juez Supremo. Las 734.457.894.329 almas de difuntos se sientan impacientes en el enorme escenario que es la Sala de lo Divino y lo Humano del Tribunal Eterno. Algunos calculan que llevan esperando cerca de dos millones de años, las piernas entumecidas y la boca seca por la emoción y la incertidumbre. Hacen cálculos sobre lo que hicieron de bien y de mal para poder calcular si tendrán el Premio o el Castigo Divinos. Los grandes profetas religiosos de todos los tiempos tratan de poner calma en la multitud que empieza a impacientarse, algunos comentan que el Juez Supremo no se presentará.
Algunas muestras de impaciencia se transforman en manifestaciones contra los líderes religiosos: les acusan de farsantes que les habían prometido la Gloria Eterna si seguían sus doctrinas. Los mártires de las guerras santas y cruzadas se sienten decepcionados, todo era una farsa, un invento de los fabricantes de armas. Ninguno de sus muertos tendrá el Premio que le prometieron.
15.000 años después (el tiempo pasa muy rápido en la eternidad) el Juez Supremo sigue sin presentarse. Hay quien dice que al final va a resultar que nunca existió… que contrariedad”.
Muchas veces, los no valencianos, comentamos que nos parece un derroche construir esas obras de arte en cartón piedra que son las Fallas, para que al final, la noche de San José, las quemen si ningún tipo de remordimiento económico. Yo mismo he defendido en alguna ocasión que el tema económico consiste en "mover" el dinero, se quema el trabajo, pero el dinero ha pasado a los trabajadores y a la economía en general, es decir ha generado empleo, consumo y riqueza.
En un afán comparativometafórico con las Fallas valencianas es el tema de las religiones. Durante 5.000 años, más si se cuentan las religiones egipcias y persas, la humanidad ha estado "derrochando" medios, vidas y dinero para propagar una religión y con ello salvar a la humanidad de los terribles infiernos: no comprendo porque si alguien tiene la clave para ir al Paraiso, no lo aprovecha para irse solo y dejar en el infierno al resto de sus congéneres si no se merecen el Premio de la Gloria. Muchos son los textos sagrados que prometen el oro y el moro como se suele decir a modo de refrán. Pero ¿y si todo fuera una mentira y no hubiera nada al otro lado, que esto acaba cuando acaba y se acabó...?

11 comentarios:

borraeso dijo...

Las Fallas son alegría, una quema de deshechos hecha una fiesta que evoluciona en colorines, una bienvenida a la primavera...
Las religiones, salvo para a los que da alivio (que también los hay), son mordazas y ataduras, humo en el aire...

Un beso.

Naveganterojo dijo...

¿Que tipo de dioses son los que nos quieren vender?, el uno es un fanatico, el otro es tonto, el de mas alla es egoista, y el del otro lado un mentiroso, pero....los que nos quiern engañar si son listos, los unos mandan a los pobres al martirio con una bomba bajo el brazo, pero ellos no van, los otros mendigan toda la vida, pero no trabajan, los de mas alla exigen obediencia ciega y respeto para ellos, pero ellos no obedecen a nadie y se lanzan a la yugular de los gobiernos que no creen en ellos, en fin, que no es que haya dioses buenos o malos, es que hay gentuza que en nombre de esos dioses viven como dios.
Un saludo

Logan y Lory dijo...

"Las religiones son el opio del pueblo", dijo Karl Marx y suscribió el dictador Mao.

No hay mejor forma de describir el daño que las diferentes manifestaciones religiosas han hecho en el hombre y seguimos encadenados a falsas ilusiones, suspirando por paraisos inexistentes.

Un abrazo.

Zamora dijo...

La salvacion , la verdad, el despues , la vida ..no se puede comprar y menos vender.
Las cosas sencillas son las verdaderas por que no nos distraen y nos acercan mas a nosotros..esa pienso que es mi verdad.
un saludo amigo

Marga Fuentes dijo...

Por favor, ve a mi blog en cuanto puedas, gracias.

Marinel dijo...

Orientador, soy de origen andaluz pero me siento más valenciana que andaluza,pues vivo aquí desde los dos años...
Las fallas son una de tantas fiestas que pululan por toda la geografía española, en la que ciertamente se gastan cantidades astronómicas de dinero,pero que da trabajo como bien dices a mucha gente en esos días y durante todo el año a los artistas falleros y sus trabajadores.
Creo, sin ánimo de ofender, que nada tiene que ver con las religiones que pueden y de hecho en muchos casos, hacen más mal que bien. Y digo en "muchos casos", que no en todos.
Las fallas es una fiesta en la que se da la bienvenida a la estación primaveral y todo es alegría y alboroto,pero sin la sobriedad religiosa,la opulencia,la terquedad, etc,etc, de muchas religiones que se pierden en el fanatismo y la incongruencia...
En fin, menuda monserga te he soltado,oyes...
Besos.

Alfonso dijo...

No serás tú el que va poniendo esas frases en los autobuses ... :-P

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

No, pero creo que hay que vivir la vida... por si acaso es la última. lo más seguro.

ulises dijo...

En las clases de antropología se estudia que las religiones las ha creado el hombre débil para subyugar la posible tiranía del más fuerte.
Me ha gustado la comparación del gasto en ninots con el gasto en lavados de cerebro, aunque es más razonable el primero (la inversión en estas esculturas genera beneficios turísticos).

Eterna aprendiz dijo...

Me he planteado muchas veces el tema del "derroche" económico en muchas tradiciones, las Fallas, alumbrados navideños y etc, etc, etc, hay tantos, que si quitaran todos, la tierra creo sería un lugar muy triste, más justa sin duda si ese dinero soluciona necesidades básicas de otras personas que ni eso tienen.

Yo, por desgracia para mí, no tengo ninguna esperanza en que exista ningún tipo de vida que no sea esta, nos morimos y no hay nada más. Y digo por desgracia porque los que creen en algo, o por lo menos dudan, tienen esa especie de esperanza de la que yo carezco y estoy de sobra convencida desde hace muchísimo tiempo, así que esto es lo único que hay, bajo mi punto de vista.

Feliz día

ulises dijo...

Eterna aprendiz ese es el tema en San Manuel Bueno Martir.
Pero a mi parecer el engaño del cura hace que la sociedad no evolucione.
La evangelización llevada a cabo por el Vaticano en paises subdesarrollados es un medio de perpetuarse a costa del analfabetismo y superchería.