viernes, 16 de julio de 2010

Independientes

Todos (aunque nunca se debe generalizar nada) pretendemos desde estas páginas virtuales arreglar el mundo, mejorarlo, hacerlo más humano, más habitable.
Todos, casi sin exclusión, nos dedicamos cada día a solucionar nuestros problemas cotidianos: muchos y diversos. Todos menos los políticos, la mayoría de los políticos, que dan la sensación de que lo único que hacen es creárnoslos.
No sé, por ejemplo, que diferencia puede haber en que unos ciudadanos sean independientes (vascos y catalanes) o no: digo ciudadanos, los políticos si que tienen razones y bien poderosas: poder y dinero, lo único que les mueve. Siguen con sus peteras, con sus paranoias y con sus manías. Supongo que habrá mucha gente que tendrá bien razonados sus motivos (espero que me lo expliquéis) para ser independientes, que distingan entre nación, pais, región, autonomía, autogobierno y cosas por el estilo. Del mismo modo pienso que igual da que se llame como se quiera a un estatus o a una situación. Es más, incluso en el idioma en que se diga: siempre que se entienda: de qué sirve decir algo si nadie lo entiende... no lo entiendo.

11 comentarios:

Rodrigo Malaventura dijo...

Ni yo, mi Señor.

Gestos independientes variados.

Armida Leticia dijo...

¿Existe alguien que entienda a los políticos y su política?¿Entre ellos se entienden?¡Yo nunca los he entendido!

Saludos desde México.

Alfonso dijo...

Yo cada vez estoy más convencido de que los nacionalismos sólo son maniobras de los de siempre para dividir a los trabajadores/as.
Además ¿qué te otorga nacer en un sitio? eso es por casualidad.
Puedo presumir de ser bueno en mi trabajo, porque me lo he ganado a pulso, pero por ejemplo, presumir de ser andaluz o español, me resulta absurdo, porque no hice nada para ser de aquí.
No sé si me explico, que me lío conmigo mismo :-P

Luis Antonio dijo...

En la democracia caben todas las ideas y opciones políticas... Siempre y cuando respeten las reglas de juego y no se impongan por la fuerza.
Feliz verano, Orientador

S. dijo...

Pues bien dicho,que ultimamente me doy por aludida con algunos

abueloscrisytoño dijo...

Amigo, amiguiño, ya quisiera yo hablar y entender muchos idiomas, nosotros los gallegos tenemos suerte podemos hablar dos y por eso no me cierro todo lo contrario ni renuncio ¡Yo soy español, español, español!
Moitos bicos
Abuela Cris

Pecosa dijo...

Aquí una catalana que aún no ha encontrado a nadie que sepa razonarle su sentimiento independentista y qué ganamos nosotros con todo esto. El día que alguien me lo explique, y tenga el más mínimo sentido, te lo hago saber.

Hasta entonces (y mientras mi DNI lo diga) yo soy barcelonesa, catalana y española. Dicen que también europea, aunque eso me cuesta más sentirlo.

Logan y Lory dijo...

Una cosa es el nacionalismo cultural, ese que nos une a una tierra, unas raices genéticas y un estilo de vida propio. Otra cosa bien distinta es ese nacionalismo económico que disgrega, que pone guetos o fronteras allí donde la unión debería ser la causa común para conseguir que esta "unidad" formada por distintos países y gentes, que es España, salga adelante para el bien común de todos los habitantes de esta península.

Cuando el resto del mundo opta por la unificación otros se empeñan en formar parcelas... Cada lo co con su tema.

Un abrazo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues, para no entenderlo, le has dado en el clavo.

Saludos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues anda que los demás... Sabias palabras las tuyas.

Un saludo.

Ruiz dijo...

Hola, acabo de descubrir su blog y veo que compartimos muchas opiniones. Yo tampoco entiendo (o sí) a qué tanto interés por la diferencia. Saludos.